Generalizando géneros

Me cuenta una amiga mientras tomábamos café: “Todavía me parece estar escuchando a mi mamá decir: “las mujeres son independientes y no necesitan un hombre para vivir”, “no dependas de nadie, vive tu vida libremente y no tengas nada que dependa de ti”… entre otras miles de frases que no eran más que el mismo mensaje con diferentes palabras. Creo que fui obediente e hice todo lo que pensé que podía hacer para ser independiente…hasta que me case… fue una experiencia muy extraña porque mi mamá, la de los mensajes de liberación, cambió el discurso a “la mujer hace al hombre”, “la familia depende de la mujer”, “debes estar con tus hijos porque ellos son primero y eso hace una buena madre“…entre otros”.

Mi cerebro colapsó con la incongruencia y empecé a preguntarme ¿Cómo puede esta persona  funcionar si quiere ser libre pero aparentemente las mujeres de hogar no deben… (Coloque aquí sus creencias al respecto)… (Ahora reflexiona sobre cómo estas creencias funcionan en ti).

Ella continuo: “Empecé a ver como mi esposo mantenía su vida bastante parecida a antes de casarnos y la mía era radicalmente opuesta, lo peor era ver que a todos les parecía normal que fuera así y todavía lo es. Hoy la imagen de mujer independiente con la que crecí está como en pausa, esperando que pueda salir en medio de tantos deberías”

Esta historia me llevo a conversar con mi buena amiga Marisela Yépez, psicóloga con experiencia en el tema y me dijo lo siguiente:

“Lo femenino y el amor son constructos que han estado mayormente vinculados con lo objetal, donde ella es por lo general objeto y el hombre simbólico por lo general sujeto, citando uno de sus autores favoritos. Ella, la mujer, como musa, mitificada, fuente de deseo, e inspiración.  Él,  el  hombre,  como  el  hacedor,  formador y  el  que  decide  -consciente  e inconscientemente-  entre muchas otras cosas; el cómo, cuándo y cuáles son las condiciones en el que se da el amor”.

Esto me hizo recordar el maravilloso libro El Erotismo de Francesco Alberoni. Marisela complementa:

El hombre para hacer valer la identidad masculina deberá convencer a los demás de que no es una mujer, ni un bebé y que no es homosexual.  No llores, juega bien algún deporte o parecerás un “pendejo”, sé valiente, no hables mucho, no seas “mamitas”, son parte de los mensajes.  Mandatos que reflejan una misoginia (*) promovida tanto por los hombres como por las mujeres. En donde lo masculino representa el trabajo duro, la fuerza y el poder, por otro lado, lo femenino la docilidad, la debilidad y la cosificación sexual. Los hombres deben ser fuertes y agresivos y las mujeres tontas, débiles y cosas.

Estas razones traen como resultado, la violencia hacia lo femenino, ya que apoyándose  en  su  consciencia  de  superioridad  asimilada  olvida  o  indemniza el  aprendizaje posiblemente cargado de dolor creado en la infancia por un probable maltrato físico, con el que se “enseño” que de esa dura manera es que los hombres son. Bloqueando cualquier aspecto que se relacione con lo femenino como la ternura, el dolor y las relaciones con las mujeres y niños y niñas. Por tanto, la inferioridad femenina es asumida como algo natural.

La  mayor  parte  de  la  identidad  femenina  y  su  cuerpo/sexualidad  es  para  la maternidad  y  para  ser  el  objeto  de  placer  del  otro. En  virtud  a  lo  expuesto,  el  amor, denominado  como  amor  sexual  o  romántico;  viene  consigo  cargado  de  una conceptualización, educación y experiencias amorosas que suscita la subordinación social de las mujeres. Subordinación producto de que la maternidad, la filialidad, la conyugalidad, la  familiaridad  y  la  amistad,  implican  al  amor  considerado  inmanente  de  las  mujeres. Naturalizando al amor, el sexo y la sexualidad como esencia de la mujer.

Es así que para la mujer el amor se convierte en un amor servil puesto que asume que en la medida que atienda lo que los otros necesitan va a tener garantizado su amor. Es por esto que su identidad está organizada en función de la capacidad de crear y mantener relaciones  y  filiaciones.  Y  si  por  alguna  razón  sale  de  estos  cánones  es  evaluada rígidamente como malas, enfermas, incapaces, raras, locas, poca mujer, etc. Está de más mencionar que dicha desigual trae consigo tanto a hombres como a las mujeres conflictos en el cotidiano convivir en donde en nuestra cultura venezolana por ejemplo existen mitos como “el hombre propone y la mujer dispone” , “las mujeres que son fáciles no son para casarse” entre muchos otros. Mitos, creencias y costumbres que generan un bloqueo de las emociones y el relacionar conyugal libre y sano.

 Si bien es cierto que han existido cambios en donde las mujeres logran separar el amor,  la  sexualidad  y  la  procreación,  y  los  hombres  apoyan,  viven  y  contribuyen  al movimiento  feminista”

Luego de esta conversación mi cabeza iba a explorar de tanto darme cuenta. Me pregunte, ¿hasta qué punto somos congruentes cuando decimos a nuestras hijas que sean independientes pero hasta que se casen? ¿Cómo llevar un matrimonio equitativo?

¿Cuantas creencias hay que cambiar, y si logramos cambiarlas como nos adaptamos a un mundo que las tiene aún tan presentes? Clic para tuitear

Y como Marisela reflexiona ¿Cómo trabajar la congruencia/incongruencia de las mujeres producto de ser siempre anheladoras del amor porque nunca lo consiguen pues son ellas, según la sociedad las únicas capaces de sentirlo y darlo?

Me quedan muchas conversaciones pendientes con Marisela. Cuando tenga la respuesta la comparto.

(*) misoginia: se define como el odio o la aversión hacia las mujeres o niñas. La misoginia puede manifestarse de diversas maneras, que incluyen sexismo, denigración de la mujer, violencia contra la mujer, y cosificación sexual de la mujer.

NOTA

Marisela Yépez Pérez: mari33sela@gmail.com

Autores citados por Marisela

  • Lagarde M. y de los Rios
  • Badinter

 

 

Please follow and like us:

You May Also Like

One thought on “Generalizando géneros

  1. Pues, hay que identificar y cambiar muchas creencias, desde la crianza de los niños y niñas hasta el proceso de cortejo, noviazgo, matrimonio etc. “Los hombres no lloran” ó “el hombre es para que este en la calle y la mujer en su casa” entre tantas otras.

    Recuerdo una amiga de la universidad que me decia “no quiero novios ni exceso de formalidades” (del estilo de vida todos los fines de semana a rumbear, playa, o cualquier reunion que saliese con los panas) al mes siguiente tuvo un novio, 2 meses despues se casó, y 2 meses y medio despues de matrimonio quedo embarazada… Congruencia 0, al menos en lo que exteriorizaba.

    Un año mas tarde nos encontramos y le pregunte, que hay de aquella chica que todos los fines de semana tenia alguna salida o evento? Su respuesta fué, “A veces pasan cosas inexplicables, ni yo misma se que me ocurrio, ya nada es como antes, pero me siento bien con mi hijo” En ningun momento me hizo mencion al esposo, tampoco quize yo ahondar, pues no sabria que esperarme para ese entonces

    Es dificil, para quien no es psicologo ni tiene formacion afin, como yo, entender como una persona puede dar un cambio tan radical en cuestion de meses, enamoramiento? Creo que si, Subyacentemente me vino a la mente una frase contundente de un amigo mio que para de años atras me dijo una frase lapidaria (desde su perspectiva claro esta)…. “el que se enamora pierde”… En ese momento el habia rechazado una oferta para ir a jugar futbol profesional en Portugal con el Sporting Lisboa porque no queria estar lejos de su novia, poco tiempo despues, terminaron su relación, porque ella habia decidido empezar otra relación con otra persona. Pues el golpe fue doblemente FUERTE, pues entre el haber perdido la chance (porque el lo decidió así) que cualquier jugador de futbol añoraria tener que es jugar en otras latitudes, en especial europa, y que a lo que mi entender, era el amor de su vida, lo terminara pues quedo muy deprimido.

    Creo que a partir de vivencias y experiencias a veces decepcionante y frustrante para las personas es que surgen esos paradigmas sociales sobre lo que son las relaciones, que en el fondo, a futuro lo que hace es condicionar a las venideras generaciones. Sin embargo, con toda la evolucion que ha habido de la independizacion de la mujer a ayudado mucho a que muchas mujeres esten equiparadas en el plano profesional con el hombre, que ya sean 2 profesionales y tengan ambos los mismos derechos (siempre lo tuvieron en la realidad). Ahora, no se si muchos de nuestros paradigmas sociales y de las relaciones (en este lado del mundo), sean los mismos que en Alemania, Finlandia, Japon, Korea del Sur, solo para nombrar paises con una cultura diferente a la nuestra,

    Pero bueno, de todo un poco hay en la vida, y hay que irla viviendo segun nuestras convicciones. Afortunadamente, podemos agregar o quitar cosas (creencias) que nos incomoden
    Besos, cuidate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Enjoy this blog? Please spread the word :)