Dependencias Emocionales… ¿Como me libro de ellas?

“Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo, si solo sabe amar a los demás, no sabe amar en lo absoluto”. Erich Fromm, El arte de amar.

A continuación les dejo el texto de la presentación usada en las Jornadas para una Vida Consciente:

Buenas tardes, me llamo Bárbara y soy adicta a otros. ¿Cómo les suena esta frase? Normalmente la reacción que registro es rechazo: “pobre chica, menos mal que yo no soy así” “yo podría dejar a mi pareja cuando quiera” “yo no permito maltrato”. Podría incluso percibir algunas miradas compasivas. La palabra ADICCION tiene muchísimas connotaciones negativas…

Pero, ¿Cómo se define adicción?

“Dependencia del organismo de alguna sustancia o droga a la que se ha habituado

Esta es la piedra angular de todo este conflicto, ¿Cómo llegas a habituarte a algo que no te beneficia?… ¿Sabes la parábola de la rana hervida?

Como ranas nos vamos acostumbrando lentamente al cambio de temperatura de nuestra relación y empezamos a obviar las formas de violencia pasiva a la que nos autosometemos: La crítica, la burla, el maltrato verbal, la mentira, aquello que te han confiado en contra del otro, negarse a dar apoyo, a prestar atención, a mostrar respeto y comprensión por los sentimientos ajenos, no proporcionar nunca afirmación ni decir cumplidos, controlar el gasto de los demás,  avergonzarlos, hacer acusaciones, montar escenas, amenazar o manipular a los demás, la manipulación a través de creencias religiosas entre otras.

Pero como no somos ranas, en medio del calor confortable a veces e insoportable otras veces solemos tener atisbos de conciencia y pensamos ¿Qué hago en esta relación? Estoy aquí hablando contigo sobre esto porque yo me hice esta pregunta y quiero contarte como logre salir de esta dependencia.

Los alcohólicos tienen 12 pasos para su recuperación del alcoholismo. En realidad son útiles para diferentes tipos de adicciones. El primer paso (quizás el más duro de todos) es declararse impotente… admitir que no podemos solos. ¿Tienen la idea de lo duro que es esto? Recuerdo una amiga que me comentaba: “yo lo que quiero es que el me explique porque no estamos juntos” otra me decía “solo espero que se disculpe y acepte que también tiene la culpa” … esperamos que el otro haga o diga y esa es la mejor excusa para quedarnos.

“he hecho todo lo posible por la relación” tanto ella como yo sabíamos que eso no era cierto. Siempre se podía hacer algo más. Y de ahí la adicción.

La adicción desde adentro

Desde mi experiencia y la de muchos otros hombres y mujeres he podido observar que se vive como un duelo. No es duelo de perder a alguien más, el duelo de darte cuenta de que te has perdido a ti mismo. Las etapas del duelo comúnmente conocidas por todos encajan perfectamente aquí. Es importante destacar que no tienen un orden estricto y para cada persona es diferente, sin embargo en la mayoría de los casos estas etapas están presentes:

Fase de negación y aislamiento “No hay peor ciego que el que no quiere ver”

Desde el afuera:

Como dije al principio: “pobre chica, menos mal que yo no soy así” “yo podría dejar a mi pareja cuando quiera” “yo no permito maltrato” “eso que el hace no es violento, es normal” “lo tengo todo controlado” “Yo soy más fuerte que esto” “con que lo vea una vez no pasará nada” Es importante entender que la negación es normal, es la forma en la que nos protegemos del dolor. Yo viví más de 30 años en esta etapa porque SIEMPRE la culpa la tenían los demás.

Desde el adentro:

La negación de haberme convertido en alguien que no reconozco. “me niego a haberme convertido en todo lo que he criticado” “esa persona que describen los libros de autoayuda no soy yo”

Fase de ira “Nunca olvidará el daño que me hizo”

Desde el afuera:

Esta es la etapa donde planificamos la venganza. “Lo voy a dejar” “lo voy a dejar en la calle” “Le botaré la ropa a la basura” “No dejaré que me toque” eso ocurre cuando has salido de la negación y te sientes muy herido y frustrado. En mi caso prepare en 24 horas los papeles del divorcio y lo eche de casa…el valor lo saqué de la certeza de que sabía que volvería y lo que necesitaba era un escarmiento.

Desde el adentro:

“Me da rabia conmigo misma” “Que estúpida soy” “¿Qué me pasa, acaso no tengo dignidad” “Como no me di cuenta”

Fase de negociación “bueno en realidad no es tan malo”

Desde el afuera:

¡Cuidado! Esta es la fase más peligrosa. Ya nos dimos cuenta de que la realidad, estallamos en ira y estamos arrepentidos de lo que hicimos… esto genera un sentimiento de culpa que juega en nuestra contra y permitimos cosas que no deben ser permitidas. Empezamos a ver con otros ojos la situación: “esto le pasa a todo el mundo” “tengo una amiga a la que le paso esto y lo supero” incluso revisamos estadísticas: en España un x% de parejas se separa y vuelve, x% de las parejas pasan por algún momento de infidelidad, entre otras.

Desde el adentro:

“Esta vez mantendrás tu palabra” “no contestarás el teléfono” “de ahora en adelante seré de otra manera” “haré todo por mi relación”

Casi seis meses después de visitas sorpresa, cartas efusivas, juramentos de cambio, llamadas infinitas, conversaciones con la familia del chico, persecución de sus amigos, paranoias e insomnio, tocan a mi puerta: – ¿Dónde es ese grupo al que tengo que ir? … 

Fase de depresión “No tengo ganas de vivir”

Se vive desde adentro

“soy 100% responsable” “si hubiera / si no hubiera” “me lo merezco”

Suele ser la más larga. Perdiste la esperanza, solo quieres estar triste. Es la etapa en la que ves fotos, vídeos, recuerdas esas vacaciones de verano y ¡cuidado! Empiezas a construir recuerdos perfectos en tu mente que crees reales y usas para lastimarte mas. Algunas de estas cosas no pasaron de esa forma realmente, son producto de una relación de pareja idealizada que no es la tuya…mágicamente se te olvida todo lo malo. Cuando estas cansada de llorar y sentir pena por ti entonces te armas de valor y decides buscar ayuda.

Fase de aceptación

Desde el afuera

Entre la fase de depresión y aceptación decides buscar ayuda. La que sea. Podrias leer mil libros de autoayuda, visitar terapeutas, brujos y chamanes. Podrias cambiar de religión, podrias hacer cualquier cosa y es valido. Hasta que finalmente te das cuenta de que estas sano y decides seguir adelante.

Desde el adentro

“Podras salir de esto” “No te vas a morir” “Podras ser feliz”

En los casos de adicción o codependencia los primeros 4 pasos de este ciclo pueden durar años, nos hacemos adictos a la adrenalina que generan los episodios esporádicos de poder, los si pero no, la esperanza de que esta ves lo viste diferente y si va a cambiar, el control… la aceptación se ve muy lejos por que realmente creemos que no hay nada que aceptar. 

Esquema lineal del duelo

 

 

Esquema bucle del duelo de un codependiente

Algo común en estos ciclos es la recaída

¿Por qué ocurren las recaidas?

Las recaídas ocurren por que la corteza prefrontal, encargada de entender a un nivel intelectual lo que es malo para nosotros, es la primera parte que se “apaga” en situaciones de estrés.

Es decir, esta parte de nuestro cerebro es la razón. Ella sabe perfecta y lógicamente que nos conviene y que no. Esto se llama control cognitivo. Cuando se desconecta volvemos a caer en nuestros viejos hábitos. Por lo tanto dependemos de la reacción de la corteza prefrontal.

¿Por qué nos volvemos adictos a los demás?

La codependencia es multicausal, podría aparecer por:

  • Hogares disfuncionales. No se refiere específicamente a familias con presencia de algún adicto, conductas compulsivas o maltrato. Un hogar disfuncional es aquel donde no se satisfacen las necesidades emocionales de sus integrantes: amor, respeto, validación, importancia, afecto. Es común ver (además de las mencionadas anteriormente) discusiones y tensión constante, padres que compiten entre sí, incapacidad de relacionarse con otros miembros de la familia, rigidez extrema con respecto al dinero, religión, trabajo, uso del tiempo, demostraciones de afecto, entre otras. Una vez en un grupo de codependencia escuche a alguien decir: ¡Hola! soy XXX y soy hija de madre sobreprotectora… el exceso de protección de su madre la hizo codependiente!
  • Al recibir poco afecto, se compensa proporcionando afecto a personas que parecen necesitados. Es una proyección de amor. Damos lo que deseamos recibir. Estas personas tienen tendencia a enamorarse de hombres necesitados económicamente, rebeldes, irresponsables o ignorantes. Es muy gracioso, si colocas un hombre responsable, atento y cariñoso y a otro desempleado, irresponsable e inestable emocionalmente, un codependiente se sentirá inmediatamente atraído por el segundo (así no se note en el aspecto físico) y considerará al otro aburrido y soso.
  • Ya que no pudimos cambiar a nuestros padres, Intentamos cambiar a la pareja.
  • Hará cualquier cosa para que la relación no termine. Incluso transformarse como camaleón en lo que no es para agradar al otro. También es común gastar en exceso en complacer al otro aunque esto signifique privarse a sí mismo de cosas básicas. Otros casos: permitir abusos emocionales, buscarle trabajos, pagarle cursos o actividades de ocio.
  • Conservar esperanzas y esforzarse más por complacer.
  • Aceptar más del 50% de la culpa o responsabilidad de la relación
  • Amor propio muy bajo ya que no se cree merecedor(a) de felicidad. Si nuestros padres no nos aman, ¿Cómo pueden amarnos los demás?
  • Necesita desesperadamente controlar sus relaciones por sus propias inseguridades
  • No ve la realidad de su situación
  • Predisposición para las adicciones (drogas, dulces, cigarrillo, comidas)
  • Se hacen cargo de las responsabilidades de otros ignorando las propias
  • Tendencia a la depresión
  • La necesidad de control:

En una oportunidad, invité a un querido amigo a comer unos bocatas en casa. Compré toda variedad de embutidos y quesos. Comencé a picar unas aceitunas y él me dijo: ¿quieres que te ayude? Yo le dije: -no! Tranquilo yo me ocupo! Al verme agobiada me volvió a preguntar: ¿Quieres que te ayude? Yo puedo perfectamente picar esos tomates, le contesté: – No te preocupes a mí me encanta atender! Y él me dijo: ¿Es eso o que no quieres que entre en tu cocina? Es decir, ¿Es que me gusta atender o es que soy una controladora y solo yo quiero hacerlo todo? 

¿Puedo ayudar?

La verdad poco puede hacerse sin el deseo de cambio de la persona. En cualquier caso, es importante permitirle al otro darse cuenta de que necesita ayuda. Nadie podrá ponerle fin a un sufrimiento ajeno, solo puede el que lo sufre. Es así. No verlo es convertirnos nosotros mismos en dependientes del que sufre de mal de amor porque queremos que se dé cuenta de que está equivocado o puede tener una vida mejor, y esto se vuelve una cadena infinita de “ayudadores” expertos que deciden resolver a otros para no resolverse a si mismos.

¿Cómo me libro de la codependencia?

Déjame contarte algo:

Un profesor de Psicología de Vancouver llamado Bruce Alexander hizo un experimento con unas ratas: Buscaron una rata y la pusieron en una jaula con dos botellas de agua, una de ellas era solo agua y la otra es agua mezclada con heroína o cocaína. La rata prefirió el agua con droga y terminó con su vida rápidamente. En los 70 cuando el profesor Alexander vio el experimento y se dió cuenta de algo. Dijo: ¡ah! La rata esta en una jaula vacía. No tiene nada que hacer excepto usar drogas, intentemos algo diferente, y el profesor Alexander construyó una jaula a la que llamó el parque de ratas, había mucho queso, pelotas de colores, túneles, tenían muchos amigos y parejas sexuales y también tenían las dos botellas de agua, de agua normal y de agua con droga. En el parque de ratas a las ratas no les gustaba el agua con droga, no la consumieron ni esporádica ni compulsivamente. Casi 100% de ellas sufrieron sobredosis al estar aisladas y ninguna presento sobredosis en una ambiente feliz y con relaciones. No solo funciona en ratas, se hizo un experimento humano históricamente conocido: la guerra de Vietnam. Durante esta guerra el 20% de los estadounidense usaban heroína pero estos no sufrieron abstinencia ni volvieron a usarla, el 95% de ellos la dejaron. (Tomado del estudio de Johann Hari)

Te cuento esto por la importancia de la recuperación grupal. Solos es más difícil. Una vez que te haz dado cuenta de que necesitas ayuda, de que tienes parte de la responsabilidad, que ya no te da pena comprar un libro de autoayuda o ir a terapia, ya diste el primer paso. Podrías pensar al leer el estudio del Dr. Alexander que la razón no era la compañía si no mantenerse ocupado y podría ser… pero cuando estas deprimido por más que te apuntes a cientos de actividades solo es muy difícil ser disciplinado, en cambio en un entorno de personas iguales a ti, que buscan lo mismo es mas fácil. Entonces:

  • Busca un grupo de apoyo integrado por pares que te entiendan. Esto es importantísimo. Cuando yo fuí al grupo por primera vez, todos me parecieron tan raros, ¿Qué hago yo aquí? Me pregunte, ¡yo soy mejor que esta gente! Pensé, no me gusta que me toquen ni que sean tan amables, me siento incomoda… sin embargo decidí quedarme por mi deseo de recuperación y todo eso cambio. Pude ver: que no era la única, que no era tan grave, que si se puede por que vi muchísimos ejemplos, que era mejor estar ahí que deprimida en casa, que podía comprenderme mejor, entre otras muchas cosas. Visita la web de Codependientes Anónimos 
  • Haz que tu recuperación sea la primera prioridad en tu vida. Sinceramente, te lo garantizo por experiencia, si no es así es muy difícil que lo alcances. Esto es lo más importante para ti en este momento. Toda tu energía y compromiso estarán dirigidos por primera vez en tu vida (quizás) al único sitio donde debió ir desde el principio: A TI. Esto quiere decir que tu grupo de recuperación o tu terapeuta o tu tarea de trabajo personal es más importante que la persona de la que deseas dejar de depender. ¿Es duro? Sí, pero no hay otra forma.
  • Desarrolla tu lado espiritual. Lo que sea, lo que más te guste, pero libérate de la ilusión del control. No eres responsable de componer nada, de controlar a nadie, de ayudar ni de evitar desastres. Aunque duela darse cuenta, el mundo seguirá dando vueltas sin ti.
  • Deja de manejar y controlar a los demás. Esto implica dejar de aconsejar, dirigir, elogiar, alentar, ser útil… cada quien encontrará su camino por sí mismo. Una vez alguien dijo: NO HAGAS POR LOS DEMÁS LO QUE PUEDAN HACER POR SI MISMOS. Pregúntate eso cada vez que te veas tentando en ayudar. Sobreproteger es una forma de decir: no eres capaz.
  • Aprende a no engancharte en los juegos.
  • Enfrenta con coraje tus propios problemas y defectos. Es duro ver la realidad luego de que has dejado a un lado la negación. Se valiente y haz una lista de tus defectos y virtudes, probablemente has pasado mucho tiempo haciendo la lista de otras personas, pero ahora haz la tuya. Si no sabes dile a los que más te conocen: ¿por favor en este papel podrías anotar 10 virtudes y 10 defectos míos? A mí me paso algo muy particular: hice una numerosa lista de defectos y no supe ninguna virtud, simplemente no reconocía nada positivo. Increíble ¿no?
  • Cultiva lo que necesites desarrollar en ti mismo. Esta parte es divertida: apúntate a clases de arte, baile, a un gimnasio, conoce gente, ¡llena tu agenda! Aprende a darte, a disfrutar, regalate algo! Se que puede ser difícil pero comienza con algo sencillo!
  • Vuélvete egoísta. No quiere decir: desconsiderado, egocéntrico, egoísta, indiferente, cruel. Quiere decir que coloques tu bienestar primero sin disculparte ni excusarte. tus deseos y necesidades son muy importantes y eres la única que debe ocuparse de ello.
  • no te fuerces. forzarse a detenerse o restringir nuestro comportamiento simplemente registra como te sientes, como lo registras… comienzas a ver que la ansiedad es desagradable, provoca sudoración, taquicardia, pero también notas que estas sensaciones corporales van y vienen cuando entienes esto puedes gestionarlo,,, ejemplo menstruacion.)
  • Comparte con otros lo que has aprendido y experimentado. Ayuda a otros en tu situación como forma de agradecimiento al ver al maravilloso ser humano que haz rescatado; a ti mismo. Ademas, de esta manera reafirmas tu compromiso contigo.

Otra cosa para finalizar. No olvides NUNCA que:

  • El que ayuda compulsivamente es un dependiente
  • El que controla es controlado por el sujeto de su control
  • El codependiente parece fuerte pero en realidad son muy débiles. Te necesitan a TI para darle sentido a sus vidas.
  • Si hay adicción, no hay amor
  • La sobreproteccion es un signo de codependencia

Barbara Cuesta

Fuentes:

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Please follow and like us:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)