¿Cuán valiente eres?

Recibí una llamada de un amigo que tenía tiempo que no escuchaba. Fue ese tipo de llamadas que comienzan con un lobby muy extenso y que sabes que tiene un objetivo. Decidí dejarlo fluir y luego de haberme preguntado por toda mi familia y conocidos finalmente me dijo: ¿Qué tan ocupada estas para un café? Necesito un favor.

Quedamos ese mismo día por la tarde, cualquier excusa es buena para salir de casa en medio de un verano inclemente. Mientras caminaba al sitio pensaba cuanto añoro el invierno en verano y cuanto añoro el verano en invierno… El había llegado temprano y ya se había tomado una cocacola con mucho hielo. Confieso que me provocó y casi rompo mi dieta de “cero refrescos”. Opté por mi rutinario café.

Conversamos un rato sobre nimiedades que llevaron al motivo de su llamada: “Estoy en medio de una relación bastante tormentosa, estamos separados en plan “si pero no” cada vez que me llama pienso que no volveré a contestarle pero algo dentro de mi me dice: por que la veas otra vez no pasará nada, tu eres más fuerte, tu puedes ir hablar con ella y volver sin que te haga daño ¿Cuál es el miedo?

Esto lo he escuchado muchas veces y lo he vivido. Me hizo reflexionar sobre la valentía… ¿Es más valiente el que se retira o el que se expone?

 

“Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe; pero jamás el que abandona el combate” – Thomas CarIyle

Frases como estas han acompañado el concepto de valentía por siglos. La persona valiente enfrenta las cosas, aunque sienta miedo. Es valiente el que se enfrenta al dragón con tan solo una lanza, el que nada con tiburones o el que se enfrenta a una turba agresiva. Sin embargo, si el caballero dijera: no me enfrentaré al dragón … ¿es cobarde? ¿Qué pensaría la damisela en desgracia?

Desde mi óptica, existen varios factores a considerar:

  • El ego. Tu eres mas fuerte, Nada puede contigo, Eres superior. Ciertamente son frases bastante motivantes, pero depende para que. El ego puede jugarte la mala pasada de impedirte reconocer tus propios limites. Existen circunstancias en la vida donde simplemente es más sabio admitir con humildad que en este momento, no puedo… por este momento eres más fuerte que yo. Son incontables las reacciones negativas que he recibido al proponer rendirse temporalmente ante una situación: ese (coloca aquí cualquier adjetivo descalificativo) no es más fuerte que yo, ¿y demostrarle que ganó? ¡estas loca!, ¡Imposible que se rinda el por que el se equivocó yo no!, entre otras miles. Cuando oigo esto la que se rinde soy yo, me doy cuenta de que el ego tiene el control y que esta persona necesita darse cuenta de que no puede. Lo triste es que esto puede durar toda la vida.
  • La valoración del riesgo. ¿Qué tan importante es? ¿Qué gano? ¿Qué pierdo? ¿a quien pongo primero, a ti o a mi?. Este punto es vital por que cuestionas realmente que es lo mejor y más saludable PARA TI.
  • Desconocimiento de tus miedos. Si no sabes a que le temes, no podrás superarlo. En ocasiones el ego es tan grande que te impide ver tus propios temores, por que: “no esta bien tener miedo”. 

Volviendo a mi amigo, ese día me comentó que las personas cercanas le piden que luche por amor, que no se deje vencer, que el que persevera vence y todas estas frases clichés que pueden existir. siguiendo la analogía del caballero en su armadura le pregunté ¿Qué tan grande es tu dragón? ¿De que armas dispones? ¿Tienes solo la lanza? ¿Es suficiente para enfrentar al dragón? … el lo entendió. Entendió que no tiene las armas, que no puede solo, que enfrentarse es un suicidio, y que para poder hacerle frente necesita armarse de herramientas, grupo de apoyo y lo más importante autocuidado, entendió que no hay que rescatar a nadie más que a si mismo. Juntos entendimos, que el valor tiene dos caras, una esta relacionada con la temeridad y la otra con la sensatez… entendimos que es tan valiente el que se arriesga como el que reconoce sus propios temores e incapacidades temporales, el que acepta que necesita ayuda y el que toma la decisión de no hacer algo por su propio bienestar.

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Barbara Cuesta

 

 

Please follow and like us:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)