Lo que el Principito me dejó…

El ciclo de vídeos del Principito fue una experiencia única para mí desde muchos puntos de vista. Sin embargo, y a pesar de que lo he leído muchísimas veces no deja de sorprenderme. Quiero comentar, a manera de reflexión, de lo que me di cuenta…

En principio, reflexioné sobre mi viaje heroico, me di cuenta que en ocasiones no me detengo a mirar lo que he hecho si no lo que me falta por hacer. Mirar atrás, descubrir los fantasmas y monstruos que he enfrentado (y vencido) es también descubrir que con frecuencia me brinco el final del cuento donde el héroe es condecorado y aplaudido.

Pude mirar mis baobabs, cuales dejé crecer y cuáles no, a menudo los sigo confundiendo, después de todo “Hay que dedicarse regularmente a arrancar los baobabs, cuando se les distingue de los rosales, a los cuales se parecen mucho cuando son pequeñitos.” Debo estar muy atenta para no seguirlos confundiendo.

Pude visitar los planetas con el principito y mirar mi aspecto hombre de negocios (como me dejo absorber por mi trabajo, a veces sin necesidad), mi aspecto Rey (como en ocasiones creo que la gente “debería” hacer cosas), mi aspecto Vanidoso (como a veces me creo muy importante), mi aspecto farolero (como sigo consignas internas caducas y sin sentido), mi aspecto bebedor (mis propios círculos viciosos) y mi aspecto Geógrafo (conocer cosas pero no experimentarlas) por nombrar algunos personajes. Me pregunté muchas veces: ¿En qué planeta me quedo? Y a pesar de reconocer que hay de todos algo en mi creo que me quedaría con el hombre de negocios. ¿Quiero vivir ahí? La respuesta sin duda es no.

Esto me lleva al zorro… ¡cuán difícil me resulta crear vínculos y dejarme domesticar! ¿Será por eso que me gusta el planeta del hombre de negocios? Donde solo me relaciono con mi trabajo… ¿Qué espero recibir de esta relación? O mejor dicho ¿Por qué me siento tan segura ahí? Esa noche luego de hacer esta reflexión, decidí cerrar mi computadora y salir de casa a dar un paseo por la playa con mi hija. En definitiva necesito un plan de acción para salir de ese planeta o mejor dicho dosificarlo.

Luego la rosa y el aprender a amar… creo que he aprendido cosas a lo largo de la vida de la única forma que puede hacerse: amando… pero falta tanto por aprender, y no hay otra forma de hacerlo si no es creando vínculos. Lo que me lleva al zorro y al hombre de negocios nuevamente. Mi circulo vicioso del bebedor…

¿Puedes verlo? Yo lo vi…

Te invito a hacer tu propia reflexión. Si no viste el ciclo de vídeos, solicítalo en info@barbaracuesta.com

Afortunadamente, he permitido al principito llegar, todo los días intento ver boas abiertas y cerradas, me lo debo.

BC

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Please follow and like us:

You May Also Like

3 thoughts on “Lo que el Principito me dejó…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)