La enfermedad como camino. Un punto de vista

Este maravilloso libro de THORWALD DETHLEFSEN y RÜDIGER DAHLKE plantea la enfermedad y el síntoma desde otro punto de vista. Los autores afirman que cuando la persona comprende la diferencia entre enfermedad y síntoma, su actitud básica y su relación con la enfermedad se modifican ya que no considera el síntoma como su gran enemigo cuya destrucción debe ser su mayor objetivo sino que descubre en él a un aliado que puede ayudarle a encontrar lo que le falta y así vencer la enfermedad. El síntoma se vuelve entonces un maestro que nos ayuda a atender a nuestro desarrollo y conocimiento, un maestro severo que será duro con nosotros si nos negamos a aprender la lección más importante. La enfermedad no tiene más que un fin: ayudarnos a subsanar nuestras «faltas» y hacernos sanos.

Plantea un ejemplo bastante ilustrativo:

Un automóvil lleva varios indicadores luminosos que sólo se encienden cuando existe una grave anomalía en el funcionamiento del vehículo. Si, durante un viaje, se enciende uno de los indicadores, ello nos contraría. Nos sentimos obligados por la señal a interrumpir el viaje. Por más que nos moleste parar, comprendemos que sería una estupidez enfadarse con la lucecita; al fin y al cabo, nos está avisando de una perturbación que nosotros no podríamos descubrir con tanta rapidez, ya que se encuentra en una zona que nos es «inaccesible». Por lo tanto, nosotros interpretamos el aviso de la lucecita como recomendación de que llamemos a un mecánico que arregle lo que haya que arreglar para que la lucecita se apague y nosotros podamos seguir viaje. Pero nos indignaríamos, y con razón, si, para conseguir este objetivo, el mecánico se limitara a quitar la lámpara. Desde luego, el indicador ya no estaría encendido –y eso es lo que nosotros queríamos-, pero el procedimiento utilizado para conseguirlo sería muy simplista. Lo procedente es eliminar la causa de que se encienda la señal, no quitar la bombilla. Pero para ello habrá que apartar la mirada de la señal y dirigirla a zonas más profundas, a fin de averiguar qué es lo que no funciona. La señal sólo quería avisarnos y hacer que nos preguntáramos qué ocurría”.

Adicionalmente hace un análisis especifico en cada uno de estas enfermedades y partes del cuerpo:

  • la infección
  • el sistema de defensa
  • la respiración
  • la digestión
  • los órganos sensoriales
  • dolor de cabeza
  • la piel
  • los riñones
  • la sexualidad y el embarazo
  • corazón y circulación
  • el aparato locomotor y los nervios
  • los accidentes
  • síntomas psíquicos
  • cáncer (tumoración maligna)
  • el sida

Para mi fue bastante esclarecedor y dio pie a los artículos Negociando con fantasmas: primera parte y Negociando con fantasmas: segunda parte. Recomiendo su lectura.

Barbara Cuesta

Please follow and like us:

You May Also Like

3 thoughts on “La enfermedad como camino. Un punto de vista

    1. I’m quite often so that you can running a blog we extremely many thanks for written content. This great article has truly highs excellent atintteon. Let me lesemarke your web site not to mention preserve looking at thorough tips.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)