Etiquetas

Hoy les cuento una historia personal. Diciembre fue un mes atípico. Decidí nadar a contra corriente y en vez de disfrutar de un viaje familiar me fui a China. Un poco radical pudiera decirse, más para personas como yo con tendencia a mantenerse dentro de lo seguro. Decidí irme a China porque necesitaba cerrar ciclos, las primeras razones por las que decidí viajar se fueron transformando en otras razones que no había contemplado por lo que me mantuve durante los meses de preparación en absoluta incertidumbre. Nada cómodo.

Tomar una decisión (para mi) tan radical, implicaba muchas cosas. Pero quizás la más importante era informarle a mi familia que decidí hacer algo distinto. Puedo jurar que pase horas pensando en miles de respuestas negativas, mantuve conversaciones mentales terribles con personas cercanas, pelee imaginariamente con mi madre… en fin un desgaste emocional gigante. Al final tome aire y les dije: Saben qué? No voy al viaje familiar porque me voy a China… mentalmente puse mis manos en los oídos para no sentir la intensidad del desacuerdo…para mi sorpresa todos dijeron: Si? Qué bueno! Que te vaya bien!… debo confesar que sentí un poco de rabia ante tal receptividad, cómo no? Me había preparado para un ring de boxeo que jamás ocurrió. Primera lección: No te anticipes.

Por supuesto, con el paso de los días comenzaron a surgir algunas cosas que esperaba, con las que además me sentía más cómoda, cosas como: te vas a congelar de frío porque eres muy friolenta*, te vas a morir de hambre porque “esa gente” come insectos, nunca conocerás nada porque del frío no podrás salir, los aviones son peligrosos y ese vuelo es muy largo y los aviones son peligrosos, no te da sentimiento dejar a tu hija en diciembre? Es muy difícil sacar la visa, etc, etc, etc. Es importante acotar que vivo en un país tropical donde no hay estaciones y realmente siempre tengo frío, es algo característico en mí.

Hice una lista de las cosas que tenía que hacer, opte por no decir nada para no seguir escuchándole los miedos a los demás, por que como la gripe, estos se contagian. Tuve que viajar a la capital de mi país por la visa manejando yo (“en este país es muy peligroso que manejes, te pueden matar y te pueden robar”), tuve que llevar mis pasajes a sellar en otra ciudad cercana nuevamente en mi vehículo, tuve que lidiar con el control de cambio de mi país (los venezolanos saben de qué hablo), tuve que buscar ropa de invierno y prepararme con toneladas de vitaminas para no  “morir de frío” como ya habían vaticinado que ocurriría. Recorrí todos los médicos y farmacias para llevar un botiquín de primeros auxilios a prueba de todo.

Llego el día tomé mi avión y me fuí, muy asustada debo aceptar. Debía parar en Estados Unidos y pasar una noche allí con mi precario inglés, sin mencionar que llegué a las 12 de la noche. Lo logré. Además conseguí hospedarme en un hotel, tomar un taxi y explicar que me debían buscar al día siguiente. Al día siguiente me embarque rumbo a Beijing. Al llegar me esperaban y comencé a planificar mi viaje (en parte lo haría sola).

Hoy estoy de vuelta en mi país. No me enfermé del estómago, no me dió gripe, me dieron la visa, no me morí de frío, no me morí en las carreteras, no se cayó el avión, viaje y conocí otras ciudades sola sin conocer el idioma y sin duda pasé una de las mejores experiencias de mi vida.

Les cuento esto para probarles que las etiquetas se pueden arrancar, yo lo sé, lo viví. Tienen el poder que tú les des y que no existe nada mejor en este mundo que poder verte a ti misma venciendo un obstáculo que al final del día, no es tu obstáculo, es el de otro proyectado en ti y que lo compraste por que los miedos siempre están en oferta.

Hoy soy friolenta pero se abrigarme y disfrutar un invierno, hoy sigo siendo enfermiza pero se que medicinas debo tomar, puedo hacer lo que quiera porque no tengo miedo. Vive tu vida y no dejes pasar las oportunidades, sea China o sea la playa o un paseo corto cerca de casa, ábrete a la oportunidad de experimentar lo que venga sin temor.

Te invito a enumerar tus etiquetas y a comenzar a trabajar en como arrancarlas de tu vida. Una a la vez.

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Barbara Cuesta

Please follow and like us:

You May Also Like

2 thoughts on “Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)