El erotismo. Maravilloso libro

El erotismo no es un estado, es un proceso

Este libro es en sí una narración erótica, la combinación perfecta entre sensaciones, emociones y autoconocimiento, Alberoni nos regala una experiencia más que un libro. Llegó a mis manos para darle respuestas a muchas preguntas, encuentro a mis desencuentros y sentido a mis sin sentido. En él, pude descubrir que el erotismo es un proceso (no un estado) donde hombres y mujeres para comprenderse deben identificarse con el otro y consigo mismos.

Entre lo continuo y lo discontinuo

La mujer prefiere lo continuo, el hombre lo discontinuo. La continuidad se refiere a la proximidad, la intimidad, la necesidad de sentirse continuamente buscada, amada, deseada. El placer de estar abrazados, de vivir juntos, de suspirar juntos. Por el otro, lo discontinuo, tiene necesidad de intervalos de variedad prefiere imaginarse sin obligaciones de amor, libre de disolver las uniones recién formadas. ¿Qué sucede, entonces, si una persona del primer tipo encuentra otra del segundo? Vivirá la interrupción como perdida, como amenaza de perdida. No es necesario imaginar que la persona esta enamorada. Basta su forma especifica de deseo. Después del largo abrazo sensual, después del delirio y éxtasis, el otro se levanta, se aleja. Esto es suficiente para provocar una sensación de perdida y por ende para formularse la pregunta: ¿Debo retenerlo o no? ¿Merece o no merece que yo lo retenga? No hay elemento alguna para decidir. La mujer puede hacer lo que quiera. Pero si se decide por si, por retenerlo, deberá entonces, aunque se por un instante, reconocer en su fuero intimo que para ella es absolutamente deseable.

En los hombres en general, después del sexo decae el interés por la mujer. Como habíamos dicho anteriormente, la mujer interpreta esta conducta como rechazo. Puesto que el deseo y el placer se manifiesta en la mujer como necesidad de continuidad, la interrupción solo puede significar desinterés, rechazo.

Los hombres se excitan con el cuerpo desnudo de la mujer, las mujeres los prefieren vestidos, la pornografía es al hombre lo que la novela rosa para la mujer

La mujer acostumbrada a buscar continuidad en todo (a negar las diferencias) se inclina por confundir el deseo fuerte con el enamoramiento apasionado. El hombre sabe distinguir muy bien si lo que siente es deseo sexual o amor, en la mujer las dos experiencias están esfumadas. Por ello si logran encender la pasión otra vez en su hombre tratan de convencerse de que el las ama.

A riesgo de amar, las mujeres prefieren la certeza de ser amadas

Como “cura” a esta discontinuidad, la seducción femenina tiene que renovarse para exorcizar la discontinuidad que hay en el hombre. La fascinación del hombre tiene vida limitada, esto es fuente de reproches y desilusiones. En el mito masculino el hombre se resiste a la fascinación (Ulises no obedece a las sirenas, por ejemplo) por eso el hechizo (femenino) se debe repetir.

El hombre debe ser libre de pedir, la mujer de elegir

Sin embargo a veces la mujer parece discontinua por que al establecer una diferencia lo hace en términos de aceptación o rechazo (primero ama después rechaza, todo o nada). El erotismo no es la anulación total, perdida en si, es un proceso dialectico entre continuo y discontinuo. Lo continuo atrae al hombre y lo discontinuo a la mujer.

Es importante saber que el hombre recuerda momentos eróticos, detalles de lo sexual, siempre momentos visuales. La mujer recuerda la emoción compleja, el acontecimiento.

Dos mundos diferentes

Las mujeres llegan a identificarse con los personajes del espectáculo como si fueran conocidos o vecinos, no existe nada parecido en el mundo masculino. En todos los cultos, sectas, religiones, el sacerdote, el gurú, el profeta, están rodeados de un grupo de mujeres ansiosas de contacto y sexualidad. Los hombres no celan este comportamiento. El hombre quiere hacer el amor con una mujer bella y sensual, la mujer quiere hacer el amor con un astro, una figura destacada, con el eje de la sociedad.

Toda mujer busca siempre en el ser amado al héroe

La seducción femenina tiende a producir una emoción erótica indeleble, aun cuando se sabe que solo se trata de un encuentro, aun cuando sabe que el hombre es inalcanzable.

Entonces hago esta reflexión personal:

  • ¿Somos capaces de reprimirnos para siempre por la fantasía de no culminar la historia y que viva por siempre?
  • ¿Acaso vivir lo que nunca será es satisfactorio? O ¿es para idealizarlo y que la comparación siempre este presente? … Si esto es así, estaríamos comparando sin ninguna oportunidad para el otro.

De la infidelidad y los celos

Con frecuencia el hombre traiciona a su mujer no por que se interese en otra. Ni siquiera por el gusto de la conquista o la aventura, la traiciona para ser libre, eludir su vigilancia, para sentirse fuera de su posesividad amorosa, de su control. La relación de amantes constituye una dimensión en la cual el hombre se refugia y de la cual  retorna a lo cotidiano.

Cuando el amor se hace público se convierte en una carga. Kundera

Para el hombre el personaje femenino erótico es aquel que no plantea responsabilidades: la mujer inocente que no comprende siquiera su fuerza seductora. Las mujeres los prefieren interesantes, inteligentes, para los hombres basta con que ellas sean atractivas. Un hombre puede desear con desesperación a una mujer, adorar su cuerpo y no querer vivir con ella, mientras se encuentra bien con otra que eróticamente no le dice nada, según los resultados del estudio del autor. La memoria masculina es memoria del encuentro erótico y de lo que en aquel momento se relacionaba con erotismo. Todo el resto se anula, sobretodo los sentimientos.

El placer refuerza la unión, la frustración la debilita, y solo de tiempo en tiempo se nos presenta con claridad la importancia de las personas, aparece justo cuando corremos el peligro de perdida del ser amado. La mujer no advierte que el hombre le interesa hasta que el se aleja, hasta que mira a otra, hasta que ella lo espera y el demora.

Los celos son el desprecio de uno mismo. Hay gente cuyo erotismo se

alimenta de los celos.

Para la mujer es difícil comprender que al hombre lo atrae el encuentro sexual sin implicaciones emotivas. La rival que se lo lleva, en realidad solo lo lleva a la cama. Pero ella lo vive como una pérdida total por que para ella ir a la cama y amar son una misma cosa. Sabe que hay una diferencia, pero lo sabe por medio de la reflexión, de la a inteligencia, no por instinto ni por sentimiento.

Mecanismos para crear uniones sólidas

 El placer

el hombre solo se unirá a la mujer cuando en su relación tenga la experiencia de un erotismo creciente. el mismo estimulo produce acostumbramiento. el placer no puede ser la repetición del placer pasado. cuando desaparece toda posibilidad de futuro la unión erótica se interrumpe. para la mujer cada encuentro esta ligado con el pasado

Los hombres se sienten fascinados por la belleza femenina. Pero la ven con ojo erótico no estético. No pueden analizarla. O tienen de ella una visión de conjunto o los atrae algún detalle del cuerpo. La mirada erótica es fetichista. Por eso, cuando un hombre ve a una mujer desnuda cree que lo ha visto todo, ya no tiene nada que descubrir. La mujer en cambio, mira a otra mujer con ojo únicamente estético. Se da cuenta si tiene pestañas largas. La mujer aprende muy pronto a entrever en la adolescencia a la mujer madura. El hombre no. Cuando esta excitado eróticamente no ve los defectos.

Pérdida

Darse cuenta a través de la perdida de lo que estaba presente y no era consciente. El mecanismo de la pérdida es muy común en el erotismo femenino (reaccionar por celos o desconfianza). La mujer al provocar la crisis de la pérdida (me amas o no me amas, o ella o yo) se colocan en situación de desear desesperadamente al hombre. Esto produce el mismo efecto en el hombre. Esto no es enamoramiento (divorcios seguidos de nuevos matrimonios por ejemplo) es temor a la pérdida.

Resulta muy difícil hacer un resumen de este libro sin tener la sensación de haber dejado por fuera aspectos interesantísimos, por lo tanto, no me queda más que recomendarte ampliamente que lo leas.

Please follow and like us:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)