¿Cómo empiezo a meditar?

“Practiquen la meditación. Es algo fundamental. Una vez que se la disfruta, ya no se la puede abandonar, y los beneficios son inmediatos”. Dalai Lama

Mi historia con la meditación es bastante plural, me explico, la verdad no es una sola historia, son varias historias sobre el mismo tema porque cada exploración que hice en algún tipo de meditación es un cuento diferente. Cada meditación tiene su historia particular entonces no es una historia son varias.

En general, y te recuerdo que no soy una experta en el tema, sin embargo, es fácil para mi dividirlas en dos tipos dependiendo del fin: el primero orientada a la relajación y autovalidación y el segundo orientada a la liberación de emociones perturbadoras e iluminación. En mi mente esto esta tan separado que podría escribir dos artículos diferentes para cada grupo pero en este caso, hablaré de las orientadas a la relajación y autovalidación. En estos tiempos mucho se ha escrito sobre la importancia de la meditación en la salud (te invito a ver una infografía que conseguí bastante completa al finalizar el articulo) parece que está “de moda” no quisiera pensar que la meditación, el mindfullness y la alimentación saludable son modas, prefiero pensar que es un “darse cuenta de la sociedad” como me gusta llamarlo: la “orientalizacion” de occidente y la “occidentalización” de oriente… quizás es una utopía pero de soñadores está lleno el mundo.

Volviendo a la meditación, creo que meditar como cualquier otro habito requiere disciplina y una respuesta lo suficientemente convincente a la siguiente pregunta: ¿Para qué quieres meditar? ¿Cuál es el objeto? Una respuesta adecuada te ayudará a tener la disciplina que necesitas para comenzar y además te ayudara a saber qué tipo de meditación necesitas.

¿Cómo se forma un Habito?

Charles Duggih explica:

“El proceso para la formación y consolidación de un hábito en nuestro cerebro es un bucle de tres pasos. Primero está la señal, el detonante que informa a nuestro cerebro que puede poner el piloto automático y el hábito que ha de usar. Luego está la rutina, que puede ser física, mental o emocional. Por último está la recompensa, que ayuda a nuestro cerebro a decidir si vale la pena recordar en el futuro este bucle en particular. Con el tiempo, este bucle —señal, rutina, recompensa— se va volviendo más y más automático. La señal y la recompensa se superponen hasta que surge un fuerte sentimiento de expectación y deseo. Al final, se acaba formando un hábito”

La marca de pasta dental Pepsodent, al inicio no logró el éxito esperado, entonces decidieron crear un habito desde cero. Pepsodent contenía ácido cítrico, producto que entonces no utilizaban el resto de sus competidores. El ácido cítrico provocaba un picor refrescante en la boca al final del cepillado que hacía sentir a quienes la utilizaban que tenían la boca limpia. Cuando la gente empezó a desear sentir ese refrescante picor —tras haberlo asociado a la limpieza—, el cepillado se convirtió en un hábito. 

El truco está en crear la señal, puede ser cualquier cosa. Alguien una vez me dijo: yo pongo la cafetera a andar, me siento a meditar y cuando termino me tomo mi café. De una forma u otra esta persona creo un habito de señal, rutina y recompensa. Lo gracioso es que ahora, cada vez que huele café repite el mantra en su cabeza. Otra persona me dijo una vez: “Hay un vídeo que conseguí en Facebook sobre un maestro espiritual que me encanta, cada vez que lo veo me nace un deseo irreprimible de meditar”, entonces lo ve a diario. Una amiga muy querida decoro una parte de su casa para meditar y compro una pequeña fuente portátil de agua, ese sonido la invita a meditar. En mi caso particular, he logrado constatar que cosas cambian en mi día a día cuando no medito, cuando medito soy definitivamente más tolerante. Para mí, mi “señal” es saber que mi día será mejor cuando medito, así las cosas salgan mal mi actitud será distinta. Como quiero mantener mi actitud tolerante, medito.

La invitación acá es pensar un poco en el bucle —señal, rutina, recompensa— y como puede ser usado para lograr crear el habito nuevo de meditar. ¿Cómo puedo crear señal (antojo) que me genere la necesidad de meditar? Te digo de antemano, todo lo que intentes en forma de “debería” no va a funcionar, nos resistimos de manera natural a los mandatos. ¿Qué habito puedo cambiar (es mas fácil cambiar un habito, sustituyéndolo por otro) por la meditación?

Esto es muy personal, te invito a que lo pienses y me comentes tus ideas.

Te dejo este enlace a esta pagina web. Me gusta mucho su metodología de meditación! Es muy amigable, son solo 10 minutos y la meditación es guiada. Puedes probarlo por 30 días gratuitamente a https://www.headspace.com/

meditacion

Referencias

  • El poder de los hábitos Charles Duhigg, puedes leer un pequeño resumen en http://barbaracuesta.com/habitos

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Please follow and like us:

You May Also Like

2 thoughts on “¿Cómo empiezo a meditar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)