Coaching para padres (desde la óptica de un adolescente)

Estaba sentada frente a un documento word en blanco, algo frustrada por que sentía el deseo de escribir sobre como creo  que el coaching me ha hecho mejor madre, coloco “creo” en cursiva por que me entró la duda ¿Será verdad esta autoafirmacion?, la respuesta la tenia mi hija Victoria, así que fui y le pregunté. ¿Victoria me ayudas a escribir un artículo de coaching? me preguntó: ¿Sobre que?, le dije: “sobre como usar las maestrías de coaching para ser mejor padre”, le animó la idea y lo escribimos. Entonces, te traemos las 9 maestrías de Coaching  desde la óptica de la madre de un adolescente y de una adolescente…

Las 9 Maestrías de la IAC (International Association of Coaching) son:

  1. Capacidad de establecer y mantener una relación de confianza: ¿Tienes una relación abierta y de confianza con tus hijos?. Esta maestría me ha permitido ver a mi hija como un ser independiente con necesidades y sueños diferentes a los míos, por lo tanto, como con los demás seres de este mundo, también merecen el respeto necesario para generar confianza. Trato que me cuente cosas sin poner cara de horror cuando veo que esta en riesgo de algo, evito el regaño y el reproche, lo cambio por una pregunta poderosa que le haga darse cuenta por ella misma de lo que debe hacer y lo que no. Al respecto Victoria comenta: “Si tu quieres que tu hijo(a) te haga caso, ¡no lo regañes!, en vez de regañar es mejor tener una conversación seria tal vez contando anécdotas que te han pasado, no olviden que todos los adultos han pasado por esta edad, a ustedes también les molesto cuando no los dejaron ir a un concierto o no los dejaron salir, ¡cuidar no es lo mismo que limitar! Y para eso es importante la confianza. ¿Cómo haces que tu hijo te cuente lo que pasa en su vida? Si tu quieres que tu hijo se abra a ti, tu también debes abrirte a el, ya que los dos se pueden ayudar mutuamente. 
  2. Capacidad de percibir, afirmar y expandir el potencial. ¿Crees que tu hijo es EXTRAORDINARIO? Seguramente si, pero… ¿realmente se lo hacemos ver? Ellos son extraordinarios aunque sean desordenados o en esos momentos en los que no tienen muy claro que hacer. Son capaces de cualquier cosa que sueñen ¿Qué frases usamos para potenciar y expandir esa capacidad? ¿alguna vez te has sorprendido diciendo: “Tu no puedes hacer eso”, “No creo que pases ese examen” o cualquier otra frases limitadora?. Victoria comenta: “A veces los padres no se dan cuenta el daño que pueden hacer con un comentario de este tipo o incluso no diciendo nada, a veces estos comentarios son tan molestos que si por ejemplo nos dicen “no creo que pases ese examen” nos molesta tanto que simplemente no estudiamos, suena raro pero es así. A veces los papas no saben lo mucho que nos gusta que nos digan que estamos haciendo algo bien, no deben decirnos solo lo que hacemos mal”
  3. Desarrollar una escucha activa o con compromiso. Esta maestría es la más difícil y cuando se trata de nuestros hijos más aun, escuchar sin interrumpir, escuchar sin juzgar, escuchar para realmente escuchar es una tarea maratónica sobre todo cuando mientras tanto nos asaltan millones de posibles respuestas y en caso de nuestros hijos: culpas, miedos y consejos. Victoria: “Si te están contando algo agradécelo y escúchalo porque pudieran no contarte nada”.
  4. Procesar en el presente, en este caso el reto es mirar a nuestros hijos como lo que son en el presente, evitar compararlos con lo que fueron en el pasado o como creemos que podrían ser en el futuro, compararlos con el hijo idealizado un coach siempre cree que su cliente puede hacer lo que sueñe porque su hijo no?. Victoria dice: “No nos gusta que nos comparen, nosotros somos quien somos y podemos cambiar a bien”
  5. Expresar. Para mi esta maestría la uso para expresarME, ser más accesible, hablar de mis sentimientos también, como algunas de sus actitudes me hacen sentir y por supuesto permitirle expresarse, saber lo que siente mas que lo que piensa. Victoria: “Para nosotros es bueno saber que nuestros padres también se equivocan y toman malas decisiones a lo largo de su vida, y que nos lo cuenten”
  6. Clarificar. Evitar suponer… Creo que la clásica frase “déjame ver si te entiendo” vale oro. Victoria: “No solo suponer, si no que suponen a mal…”
  7. Ayudar a establecer y mantener sus intenciones (metas y objetivos) claros. ¿Conoces las metas de tus hijos? ¿Sus sueños? ¿Aficiones? Conocer esto te va a permitir apoyarlos en alcanzarlas, entendiendo que dependiendo de la edad estas metas probablemente varíen en el tiempo… primero bombero, luego doctor, luego veterinario… no importa… lo que sea que quiera ser en ese momento, hazle saber que lo puede alcanzar. Victoria dice: “El apoyo es lo mas importante, así tu hijo quiera ser constructor de castillos de arena en la playa que bueno es saber que tus padres te apoyan y piensan que serás los mejor en ello”
  8. Abrirse a Invitar a las Posibilidades: siempre desde la pregunta poderosa y no desde el “tu deberías” o si “yo fuera tu”. Victoria: “No trates de compararte con tu hijo por que el no eres tu, y esas posibilidades no sean sueños que tu como mamá o papá no lograste”.
  9. Ayudar a crear y usar estructuras y sistemas de apoyo a lo largo del tiempo. Enséñale tus herramientas!, con el simple hecho de haber escrito este artículo juntas, aprendimos la una de la otra. Tienes en tus manos las mejores herramientas! Te recomiendo ampliamente el libro de los 7 hábitos del adolescente altamente efectiva de Stephen Covey.

Nota: los comentarios de Victoria están escritos textualmente.

Barbara Cuesta

Victoria Márquez

 

 

 

 

Please follow and like us:

You May Also Like

4 thoughts on “Coaching para padres (desde la óptica de un adolescente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)