Ayuda por favor

Si algo que me costó mucho aprender (y sigo en eso) es la diferencia que existe entre el autocuidado y el egoísmo, o mejor dicho, me ha costado entender el egoísmo. Me he acostumbrado a las miradas de incredulidad y a los reproches que causa algún comentario mío relacionado con dejar a otro solo dentro de su proceso resolver su problema.

Conversaba con una amiga que luego de contarme un problema familiar se queda mirándome como esperando algo, y me dice… ¿no me vas a decir nada? Y yo le digo, ¿Qué quieres que te diga? Y ella me dice: ¿Qué hago?… ¡Que tentación tan grande!

Esta persona seguramente está acostumbrada a recibir consejos u opiniones. ¿Qué hacemos cuando alguien nos cuenta un problema? ¿Por qué esta necesidad de aconsejar?, Es como si creyéramos que esta persona realmente depende de lo que le digamos en ese momento, como que su vida o bienestar emocional depende de mi criterio o peor aun ¿Cómo llego a creer que se lo que es mejor para la otra persona o incluso a creer saber que necesita? Ejemplo: “en este momento tu lo que necesitas es…” “te esperan momentos de dolor y confusión”… “no estas listo para esa relación en este momento”… Parafraseando a Melody Beatty en su libro Lenguaje del adiós: ¿Qué pienso cuando alguien pide nuestra ayuda? ¿cuál es nuestra respuesta?, ¿qué la persona no puede hacerlo?, ¿qué debo hacerlo yo mismo para salvarla y que no se desvanezca en cenizas?, ¿qué no se desmorone?, ¿qué no fracase?….

La clave está en aprender a contestar: “lamento mucho que estés pasando por esa situación, ¿Cuáles son tus opciones para salir de ella? Estoy segura que podrás lograrlo”. Y no decir más nada.

¿Difícil no?…Alguien me dijo a una vez: No hagas por los demás lo que ellos pueden hacer por sí mismos. No resuelvas por los demás lo que ellos mismos han causado, resolver no es ayudar. Hoy es un mantra personal así como:

Deja que los demás resuelvan sus problemas

No sabes lo que los demás piensan

No sabes lo que los demás sienten

No sabes lo que es mejor para los demás

No puedes salvar a nadie

Tu experiencia no es la de los demás

No conoces realmente a nadie

Es soberbia creer que esto no es cierto, Es egoico pensar que eres el/la salvadora de los demás . ¿Soy egoísta? Para algunos si, para algunos no… solo sé que me hago responsable de mí y espero que te hagas responsable de ti, que cuentas conmigo sin violar mis límites y que eso no tiene nada que ver con lo que siento por ti y que te quiero más cuando te permito descubrir tus alternativas que controlarte con las mías.

Esto me recuerda la oración de la Gestalt,

“Yo soy Yo

Tú eres Tú
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
Será maravilloso
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo
Cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti
Cuando intento que seas como yo quiero
En vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.”

Barbara Cuesta

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Please follow and like us:

You May Also Like

One thought on “Ayuda por favor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)