Autosabotaje

Esperas una llamada importante y no recordaste que pusiste el móvil en silencio
Estas en un tratamiento médico y no lo sigues
Quieres comenzar una dieta y la postergas: “comienzo mañana”
Te has inscrito en el gimnasio 100 veces
Luchas por comenzar una carrera y cuando estas en ella la abandonas
Tienes un buen empleo y comienzas a tener dificultades con la gente para provocar el despido
Estas en una relación estable y sin ninguna razón la dejas 
Sabes que tienes que hacer algo importante y en vez de comenzar hablas por teléfono, revisas tus redes sociales, lavas algo que tienes en la cocina o te das una ducha (*)

¿Te resulta familiar?

Recientemente una amiga me comentó: “Soy normalmente medianamente ordenada, me preocupo por mi aspecto físico, me alimento saludablemente y voy al gimnasio… todo muy bien hasta que estoy con mi padre. Cuando estoy con mi padre me convierto en una “adolescente” desordenada, descuidada, como comida chatarra y me siento en un sofá a ver televisión… simplemente no lo puedo evitar. Cuando él se va, vuelvo a ser quien soy” Le pregunté por curiosidad: ¿Cómo es la relación con tu padre? Terriblemente mala, me dijo. Luego de conversar un rato ella misma se dió cuenta de que sin darse cuenta no quería salir del: “eres una desordenada, arréglate un poco pareces un hombre, por que comes esa basura, engordarás, haz algo de ejercicio como yo lo hago siempre” para no darle la razón a su padre, es decir, para que el no dijera: ¿ves? ¡Tenia razón! ¡Si me haces caso te irá mejor!

Que curioso… ella mencionó que ahora que se ha dado cuenta no sabe si podrá hacerlo diferente… “estoy sin duda autosaboteandome” dijo… decidí leer sobre el tema y te traigo lo que descubrí.

Autosabotaje

El autosabotaje es “meternos el pie para caernos” ocurre inconscientemente por lo que no sabemos porque o cuando lo hacemos. Llegamos a creer que:

  • Realmente se nos olvidaron las cosas,
  • Si rompimos la dieta, volvimos a fumar o gastamos el dinero que teníamos ahorrado para algo importante, fue porque no lo pudimos evitar, la situación lo ameritaba o por falta de fuerza de voluntad,
  • Si no nos dio tiempo de hacer lo que teníamos que hacer, fue por un mal cálculo o por responsabilidad de los demás, porque estábamos seguros de que íbamos a poder hacerlo todo, etc., 
  • Siempre tenemos una justificación, aparentemente lógica, que explique nuestro comportamiento

 ¿Por qué nos autosaboteamos?

Existen varias razones:

El autosabotaje tiene sus raíces en la infancia por lo tanto ahora de adultos se encuentra muy arraigado en nosotros. Se forma como un mecanismo de defensa ante las demandas de nuestros padres como por ejemplo: “debes hacerlo perfecto”, “no te alejes de mi por que corres peligro”, “yo se lo que piensas y sientes” “No eres capaz de lograr o tener éxito” “eres muy tonto” “yo lo hago por que tu no sabes, yo soy mejor que tu” por lo tanto por más que nos esforcemos no logramos destacar.

De niños cuando oíamos estos mensajes intentábamos acoplarnos al molde que nuestros padres o las personas que nos cuidaron establecieron para nosotros, tratamos de cumplirlos al pie de la letra. Aprendemos a vivir mal, desde nuestro inconsciente no tenemos derecho a vivir bien, a que nos pasen cosas buenas, entonces cuando nos empieza a ir bien tenemos que hacer algo de inmediato para que nos vaya mal y así volver al estado que si conocemos. Haz oído alguna vez: “me está yendo bien, seguro algo va a pasar

El niño interior

Todos tenemos un niño que habita en nuestro interior. “Crecer significa asumir la responsabilidad total de amar y educar satisfactoriamente al niño interior que habita dentro de nosotros”. En vez de asumir la responsabilidad de acompañar a nuestro niño interior en su crecimiento y desarrollo comenzamos a educar a otros con la esperanza que sean ellos quienes atiendan nuestras necesidades y sentimientos. Nos volvemos una comunidad de cuidadores de otros con el fin de hacerlos responsables de satisfacer nuestras necesidades de amor, comprensión, validación descuidando nuestra esencia. Así hacemos pareja, tenemos hijos y hacemos amigos. Buscando en otros a un padre amoroso para nuestro niño interior.

Te pregunto: ¿Cómo es este niño interior? ¿Cómo te lo imaginas?

Te invito a recordar escenas de tu infancia o buscar algunas fotografías donde estabas alegre pero también donde estabas triste, recuerda escenas de tu infancia donde estabas enfadado, herido, abandonado, rechazado. Es este niño quien necesita amor, aceptación y comprensión. Todas esas heridas las cubrimos con máscaras (te invito a leer Las 5 Heridas Que Impiden Ser Uno Mismo y descubrir tu máscara), cual es la tuya?

  • Acaso eres un súper hombre que nunca tiene miedo?
  • O eres una súper mujer invulnerable?
  • Lo ocultas detrás de la culpa? la victimización? De comer o beber en exceso? O quizás detrás de alguna fobia o actitud controladora?

¿Cómo asociamos esto con el autosaboteo?

Esta es una buena pregunta… y contesto con otra ¿Qué mensajes escuchaste en tu infancia?

  • Sé perfecto
  • No te equivoques
  • No pierdas
  • Siempre debes ganar
  • No seas quien eres o Sé como…
  • Si no hubiera sido por ti yo no hubiera o yo hubiera…
  • En realidad queríamos un niño / niña
  • Cualquier comparación de la que pudiste ser victima
  • Tu no sirves para…

Y otros muchos menos explícitos que dejan ver el verdadero mensaje entre líneas que se capta de manera inconsciente. Toda la energía de estos mandatos se convierte entonces en una figura que permanentemente cuestiona nuestras acciones. En coaching se conoce como creencias limitantes. Que forma tendría esta energía? Piensa que es un ser inteligente y que te conoce bastante bien… Como seria?, ponle un nombre! Y te presento a tu saboteador interno!

Te dejo con el siguiente ejercicio:

  1. Haz una lista con los mensajes que has hecho conscientes los positivos y los negativos ¿Cómo te sientes con eso? ¿Qué querrías decirles a tus padres? Te invitamos  a escribir una carta (que no vas a entregar) diciendo como te sientes.
  2. Dale forma, nombre y características  y “crea a tu saboteador interno”

Las metas de otros

Otra razón por la que nos autosaboteamos es por que las metas que tenemos no son nuestras, por lo tanto no estamos suficientemente motivados como para hacer el esfuerzo. Son varios los motivos por los que podemos seguir las metas de otras personas:

  • Nos las imponen.
  • Queremos darle gusto a ciertas personas.
  • Tenemos miedo que nos rechacen si no las aceptamos.
  • No tenemos metas propias.

Te pregunto: esa gran meta, ese gran objetivo, ¿es realmente tuyo?

El miedo

El miedo es la emoción favorita de tu saboteador interno. ¿Recuerdas como luce? ¿Qué nombre le diste? … Mantenlo en la memoria. A pesar de que podemos decir e incluso creer que queremos lograr algo, internamente y de manera no muy consciente, podemos tener miedo de que los resultados, si son positivos, impliquen cambios que no deseamos o que creemos que no podemos manejar. Tomemos el ejemplo de una persona que haya tenido sobrepeso, toda su vida: Si ha tenido muy poca vida social y no ha tenido relaciones de pareja, puede, inconscientemente, temer que, si baja de peso, la gente se le acerque y que ella no sepa relacionarse, por lo que es más seguro mantenerse con sobrepeso.

Podemos tenerle miedo a diferentes cosas:

  • Al cambio. Esto implica enfrentarse a lo desconocido y genera angustia.
  • Al éxito y a las responsabilidades y obligaciones que éste implica.
  • Al fracaso 
  • A las pérdidas, reales o imaginarias, que el obtener nuestras metas puede causar.

El miedo logra:

  • Que esperes el peor resultado
  • A no reconocer ni respetar limites
  • Que abuses de ti mismo
  • Que creas que no puedes tener éxito

El miedo es muy creativo e imagina escenarios y situaciones que no han ocurrido y no tienen por que ocurrir. Estos escenarios se reafirman con frases como: no puedo dejar de fumar, es que no puedo comenzar esta clase de baile, nunca podré ir a ese viaje, este chico solo quiere aprovecharse de mi, no hagas buenas expectativas sobre eso… Sin embargo, podrías pensar diferente, cuando pienses de esta manera comienza una conversación con tu saboteador interno que esta hacienda uso del miedo para sabotearte, pregúntale: (por ejemplo) ¿Por que dices que no podré ir a ese viaje? ARGUMENTA: tengo dos manos y dos pies, puedo trabajar, puedo ahorrar, puedo superar el miedo a volar. PREGUNTALE: explícame las razones por las que dices que no puedo? Conversa con tu saboteador, no pelees, a su manera esta ahí para protegerte de lo que el considera seguro.

La ira y los límites

El autosabotaje es una violación de los limites internos. Para tener éxito debes aprender a establecer y mantener efectivamente los limites. Cuando no nos gusta algo que esta pasando en nuestras vidas, la ira se apodera de nuestro niño interior. La ira ocurre cuando el niño que llevamos dentro no acepta lo que hay en nuestras vidas.

¿Cómo seria expresar y liberar nuestra ira en vez de reprimirla?

La ira reprimida se manifiesta de modos muy creativos: llegamos tarde a las citas, perdemos objetos, olvidamos compromisos, ser desagradable, comer en exceso o incluso bloquear nuestra sexualidad. Luego nos sentimos arrepentidos por nuestra actitud y se repite el ciclo una y otra vez. Hazte responsable de tu rabia. Acepta la rabia del niño y gestiona esta emoción, no dejes que un niño interior enfadado domine tu vida. Conozco montones de personas que aunque tengan la cara roja, la respiración acelerada y un tono de voz elevado niegan su ira, no la aceptan “no estoy bravo, yo nunca me molesto”

Te pregunto: ¿Qué te hace enojar? ¿Esas cosas que te hacen enojar hoy, se parecen a algún enojo del pasado con alguien mas? ¿De que manera reaccionaban tus padres a tu ira? ¿Cómo era la ira de tus padres?

 ¿Qué hacer?

El primer paso para detener el autosabotaje es tomar la decisión de vivir y ser lo que en realidad se es. Adicionalmente:

  • Observa tu comportamiento y acepta que te estas autosaboteando.
  • Reconoce y explora tus pensamientos, hábitos, actitudes, emociones y sobre todo tus miedos, para entender cómo pueden estar influyendo en nuestra conducta.
  • Desarrolla un padre afectuoso para ti mismo, ten conversaciones con tu niño interior.
  • Analiza qué beneficios o ganancias secundarias obtienes cuando te autosaboteas.
  • Se compasivo contigo
  • De acuerdo a las causas que identificaste, descubre cuales son las frases que te dices o que piensas y mantienen el autosabotaje y cuestionalos
  • Ponte metas pequeñas y alcanzables y trabaja en ellas para obtenerlas
  • Evita la postergación. Te invito a leer Postergando ando
  • Prémiate cada vez que lo logras
  • Revisa tus objetivos. Te invito a leer: El Que, Por que y el Como del éxito. Claves para alcanzarlo

Déjame saber como te fue

Barbara

twitter: @cambio_posible
instagram: @cambioposible
facebook: BarbaraCuestaSanteliz

(*) Vivir esto eventualemente no significa que eres un autosaboteador. Es posible haber hecho esto sin serlo. Comienza a sospechar si lo haces con mucha frecuencia para determinadas actividades o situaciones de tu vida.

NOTA: Este artículo fue escrito haciendo uso de diferentes fuentes y experiencias personales.

¿Quieres más información?

¡Apúntate! y recibe gratuitamente novedades, noticias, actualizaciones, herramientas y comentarios adicionales de los artículos : )

Please follow and like us:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enjoy this blog? Please spread the word :)